d8 Parábola de un siervo imperdonable

Referencia bíblica: Mateo 18:21-35

Énfasis sugerido: Dios nos ha perdonado mucho. Debemos perdonar a las personas de todo corazón.

Versículo de memoria: Seamos bondadosos y compasivos los unos con los otros, perdonándonos los unos a los otros, así como Dios nos perdonó a nosotros en Cristo. Efesios 4:32


Panorama general de la historia:

El siervo de esta parábola se alegró cuando su amo no le exigió que pagara una deuda de millones de dólares. Increíblemente, el sirviente fue directamente a otro sirviente y le exigió que le pagara unos pocos dólares que le debía. Cuando el segundo sirviente no pudo pagar, el primero lo metió en la cárcel. El amo estaba furioso.

Estudio de antecedentes:

Esta parábola comienza con una pregunta de Pedro. «¿Cuántas veces debo perdonar a mi hermano cuando peca contra mí?» Pedro no dijo «si» un hermano peca contra él. Dijo «cuando» un hermano peca contra él. Pedro sabía que tarde o temprano, si estaba en una relación cercana con alguien, era inevitable que esa persona le hiciera daño de una manera u otra.

La pregunta no era sobre el pecado. Esta parábola no se trata de permitir que alguien continúe en un estilo de vida pecaminoso ignorando su problema de pecado. Una persona que tiene un problema con adicciones como las drogas, el juego, el alcohol, la promiscuidad, etc., no será beneficiada por alguien que esconde estas cosas bajo la alfombra, «perdonándolas» «setenta veces siete» y permitiéndoles que continúen tropezando sin la ayuda de un profesional. Esta parábola no es sobre el pecado. Esta parábola es sobre el perdón.

¿Cómo quieres que Dios te perdone? ¿Quieres que siga recordándote el pecado? ¿Quieres que lleve un registro del número de veces que has pedido perdón? No, queremos que Dios perdone completamente y nos dé un borrón y cuenta nueva para comenzar de nuevo. Así es como debemos perdonar a los demás.

¿Cuánto quieres que Dios te perdone? ¿Con qué frecuencia? ¿Quieres que te perdone hasta tu peor pecado? ¿Quieres que te perdone aunque te tropieces y lo vuelvas a hacer? ¿Cuántas veces? Es decir, cuánto y con qué frecuencia debemos perdonar a los demás.

El sirviente de la parábola de hoy parece ser una especie de administrador. El rey habría tenido un número de gerentes que manejaban diferentes aspectos de su reino. Uno podría haber manejado el transporte marítimo y otro la agricultura. El gerente habría tenido que encargarse del dinero y de los sirvientes necesarios para producir un beneficio para el rey.

El rey podría haber dejado a los sirvientes solos por un tiempo. Llegó el momento de hacer una «auditoría». El rey quería ver cuál era la situación financiera y asegurarse de que todo el dinero estaba en las manos adecuadas. Descubrió que un gerente le debía «diez mil talentos». Era una deuda enorme. Un día de salario promedio era de un denario. Había 3.000 denarios en un talento.

Jesús debe haber usado esta gran suma para enfatizar que el siervo nunca podría pagar esta deuda. Uno incluso se preguntaría cómo malgastó una cantidad tan grande de dinero. En cualquier caso, el rey probablemente ni siquiera recuperaría sus pérdidas después de vender al hombre y a su familia como esclavos. Perdonar la deuda fue un increíble acto de misericordia.

Los 100 denarios que debía el otro sirviente eran una deuda mucho más manejable. Todavía era significativo (100 días de salario) pero la deuda probablemente podría ser pagada si el sirviente hubiera sido paciente. En vez de eso, hizo lo mismo que le rogó al rey que no hiciera. Metió al hombre en la cárcel. El juicio llegó al siervo implacable por lo que había hecho.

Los niños son a menudo mucho mejores en el perdón que los adultos. Ellos realmente perdonan y olvidan. No guardan rencor. Lo más probable es que les cueste mucho pensar en ejemplos de perdón porque en realidad lo han olvidado todo. Ellos realmente perdonan «de corazón». (18:35).

Otras Escrituras concernientes al perdón: Mateo 6:12-15; Efesios 4:32.

Arriba

Manera de presentar la historia:

Lleve catálogos de productos por correo, periódicos o volantes de ventas a la clase. También tenga pegamento o cinta adhesiva, papel de color y marcadores disponibles. Dé las siguientes instrucciones: 1. Encuentra una foto de al menos un artículo barato que te gustaría comprar por menos de cinco dólares. Recorta la foto y pégala en tu papel. 2. Encuentra una foto de al menos un artículo que sea muy costoso, más de lo que puedes pagar, pero algo que te gustaría (por ejemplo, una consola de videojuegos o una moto de cross). Recorta esa foto y pégala a tu papel. Escribe el precio debajo de ambas imágenes.

Conversen sobre cómo sería si usted fuera el dueño de los artículos y luego se los prestara a sus amigos. Si los amigos los rompieran, ¿sería fácil perdonarlos? ¿Sería más fácil perdonar al amigo que rompió la cosa más grande o al que rompió la más pequeña?

Hoy vamos a aprender acerca de una parábola que Jesús contó. Él contó una historia sencilla para que la gente pudiera entender una lección muy importante sobre el perdón.

La historia:

Pedro, uno de los apóstoles de Jesús, se acercó a él y le hizo una pregunta. «Señor, ¿cuántas veces debo perdonar a alguien cuando me hace algo malo?»

Jesús sabía que siempre debemos perdonar a alguien si se arrepiente de lo que ha hecho. En vez de decir «siempre», Jesús dijo: «Pedro, ¡deberías perdonar a alguien setenta y siete veces!» Algunas versiones de la Biblia incluso dicen «setenta veces siete».

Entonces Jesús decidió contarle a Pedro una parábola para ayudarle a entender lo importante que es perdonar a alguien cuando se arrepiente. Una parábola es una historia sencilla que tiene un significado muy importante. Esta es la parábola de Jesús:

Había una vez un rey que era muy rico. Tenía muchos sirvientes que trabajaban para él. Algunos sirvientes estaban a cargo de gran parte del dinero del rey. También estaban a cargo de otros sirvientes.

El rey decidió investigar si uno de sus sirvientes se estaba ocupando del dinero. Cuando el rey verificó el dinero, se enteró de que su sirviente no había pagado las cuentas, sino que había pedido prestado el dinero para sí mismo. No era sólo un poco de dinero. ¡El sirviente había pedido prestados miles y miles de dólares! Había pedido prestado tanto dinero que nunca pudo devolverlo. Este hombre tenía una gran deuda.

Al principio el rey decidió que la única manera de recuperar su dinero era vender al sirviente y a toda su familia como esclavos. El sirviente estaba muy triste. Su esposa e hijos tendrían que ir a vivir a diferentes lugares. Puede que no vuelvan a verse nunca más. El siervo rogó al rey que le perdonara por lo que había hecho. Le rogó y le rogó que no vendiera a su familia como esclavos.

El rey se compadeció del sirviente. Decidió perdonar al sirviente por tomar prestados los miles y miles de dólares. Incluso le dijo al sirviente que no tendría que devolver el dinero.

¿Crees que el sirviente estaba contento? ¿Crees que estaba tan contento que trató bien a todo el mundo ese día? No, no lo hizo.

Tan pronto como el sirviente se fue de la casa del rey, encontró a otro sirviente que le debía dinero. El sirviente sólo le debía unos pocos dólares a este hombre. Su deuda era muy pequeña. Aunque el rey había sido amable con él, el sirviente agarró a este hombre y comenzó a estrangularlo. Le dijo que lo metería en prisión hasta que devolviera los pocos dólares.

Algunos de los otros sirvientes oyeron lo que había sucedido y fueron y se lo contaron al rey. ¿Qué crees que pensó el rey? Había perdonado al siervo una deuda enorme, pero el siervo no podía perdonar otra, ni siquiera una pequeña deuda.

El rey se enojó mucho y lo metió en la cárcel. Tendría que permanecer en prisión hasta que se pagara la deuda.

¿Crees que Pedro entendió la parábola que Jesús le dijo sobre el perdón? La parábola significa que Dios nos ha perdonado por todo lo que le hemos hecho mal. ¡Nos ha perdonado una deuda enorme! Ahora quiere que perdonemos a las personas cuando se arrepienten de las cosas malas que nos hacen. Dios nos perdonó una gran deuda como el rey en la parábola y debemos perdonar a otros por sus pequeñas deudas contra nosotros. Eso es lo que el sirviente de la parábola debería haber hecho.

Arriba

Manera de contar la historia:

Esta historia puede ser contada usando una variedad de métodos.  Siempre manténgase fiel a los hechos que se encuentran en la Biblia, pero ayude a los niños a conectarse con su significado usando el drama, las ayudas visuales, la inflexión de la voz, la interacción del estudiante y/o la emoción.
Haga clic aquí para ver ayudas visuales y métodos para contar historias. 

Haga clic aquí para descargar estas ilustraciones y diapositivas. Sea selectivo.  Cada maestro es único, así que sólo use las ilustraciones que mejor se relacionen con la manera en que USTED está contando la historia en ESTA lección. Demasiadas ilustraciones pueden ser confusas, así que elimine las que cubran otras historias o detalles que no desee enfatizar en esta lección.

Preguntas de repaso:

  1. ¿Cuántas veces dijo Jesús que debemos perdonar a alguien cuando peca contra nosotros? 77 veces (en otras palabras, una y otra vez) Algunas versiones de la Biblia dicen «setenta veces siete».
  2. En la parábola del siervo implacable, el rey perdonó a su siervo y no le hizo pagar una deuda enorme. Entonces el sirviente descubrió que otro sirviente le debía un poco de dinero. ¿Perdonó al siervo que le debía una pequeña deuda? No, intentó estrangularlo y luego lo metió en la cárcel.
  3. ¿Por qué estaba el rey enojado con el siervo implacable? El rey perdonó al siervo y no le hizo pagar una deuda enorme. Lo menos que el sirviente podría haber hecho era perdonar a alguien más cuando le debía un poco de dinero.

Arriba

Canciones sugeridas:

  • El amor es una cosa
  • Visite la página de Canciones en este sitio web para encontrar ideas.

Arriba

Actividades de aprendizaje y manualidades:

(Como elegir las mejores actividades de aprendizaje para mi situación de enseñanza)

Actividades:

  • Esta es una gran historia para representar. Si tiene pocos niños en clase, divida la parábola en cuatro escenas y deje que todos representen la parábola escena por escena. Escena 1 – el sirviente ante el rey, Escena 2 – el sirviente con el segundo sirviente, Escena 3 – los sirvientes que informan al rey, y Escena 4 – el sirviente ante el rey de nuevo. Sería divertido tomar fotos o videoclips de cada escena y usar las fotos la próxima semana para un repaso.
  • Una manera divertida de contar esta historia es que el sirviente la cuente desde su punto de vista. Use una caja de cartón para hacer una «prisión». El sirviente puede sentarse dentro y contar lo que le pasó. Asegúrese de señalar que este no fue un evento verdadero. Era una parábola que Jesús contó.
  • Haga que los niños encuentren canciones en el cancionero de la iglesia que mencionen el perdón.
  • Antes de la clase, escriba algunas situaciones en tarjetas. Deje que los niños saquen una tarjeta y actúen la situación mostrando perdón o no. Otros niños adivinarán si los niños representaron la situación de una manera perdonadora o no perdonadora. Esto funciona mejor si los niños están en grupos de dos o tres.

   Manualidades:

  • Haga un póster usando las palabras del versículo de memorización. Trate de usar algo diferente como purpurina o pinturas.

Visite la página de Ideas para la enseñanza en este sitio web para encontrar ideas que se puedan adaptar a cualquier lección.

Haga clic aquí para «Parábola de un siervo imperdonable» para imprimir en papel tamaño carta (EE.UU.)

Arriba

Otros recursos en línea:

Arriba

Healing of the Nobleman_s Son Pin