b9 Jesús alimenta a los Cinco Mil

Referencia bíblica: Juan 6:1-14

Énfasis sugerido: Jesús es poderoso y puede cuidar de nosotros.


Panorama general de la historia:

Mucha gente quería escuchar a Jesús predicar a al punto que una multitud lo siguió a un lugar remoto. A medida que se acercaba la hora de comer, el único alimento que se encontró fue el almuerzo de un niño que contenía cinco pequeños panes y dos pequeños peces. Jesús instruyó a los apóstoles que dividieran la comida entre la multitud de 5000 hombres (además de mujeres y niños). Todos comieron todo lo que quisieron y aún sobró comida.

Estudio de antecedentes:

Jesús había estado enseñando alerdedor de dos años cuando envió a sus discípulos en parejas a enseñar. Fueron de pueblo en pueblo enseñando a la gente acerca de Dios y la necesidad de arrepentimiento. Ellos fueron capaces de expulsar demonios y sanar a los enfermos (Marcos 6:12). Justo antes del evento en la lección de hoy, Juan el Bautista fue decapitado. Todos los discípulos se reunieron de nuevo para estar con Jesús. Querían estar a solas con él, pero apareció una multitud. Parece que todos habían oído hablar de Jesús y querían pasar tiempo con él.

La alimentación de los cinco mil es el único milagro (además de la resurrección) que se encuentra en los cuatro evangelios (Mateo 14:13-21; Marcos 6:30-44; Lucas 9:10-17). Tuvo lugar en un área remota en la orilla este del Mar de Galilea. Jesús y sus discípulos llevaron la barca a la orilla, pero la multitud parece haberse apresurado alrededor del lago para reunirse con ellos allí.

Felipe, Andrés y Pedro eran originarios de la ciudad cercana llamada Betesda (Juan 1:44). Podrían haber conocido a algunas de las personas de la multitud. Habrían sabido qué alimentos había disponibles en la zona y cuánto costarían. Por esta razón le pidieron a Jesús que despidiera a la multitud para que todos pudieran ir a comprar su propia comida.

Jesús sorprendió a los apóstoles diciéndoles que alimentaran a la multitud (Marcos 6:37). Miraron entre la multitud para ver cuál era la situación. La única comida que se les ocurrió fueron dos peces pequeños y cinco panes pequeños de cebada. Sería imposible alimentar a la multitud.

Los panes de cebada eran baratos y habrían sido del tamaño de un pan de hamburguesa. El pan podría haber sido algo así como pan de pita. Si se empacaba en un almuerzo, el pescado probablemente se secaba y se salaba y tenía el tamaño de una sardina.

Jesús organizó a la multitud haciendo que los discípulos los dividieran en grupos de cincuenta. Era primavera, y la colina estaba cubierta de hierba sobre la cual la gente podía sentarse. Había mujeres y niños – no sabemos cuántos – además de los cinco mil hombres (Mateo 14:21).

Ninguno de los relatos evangélicos detalla exactamente cómo se multiplicaron los alimentos. Sin embargo, el resultado fue que se oró sobre la comida y luego fue dividida. Cinco panes y dos peces pequeños se convirtieron en alimento suficiente para toda la multitud. Las sobras fueron más que la cantidad original de comida.

Los judíos siempre recogían las sobras porque consideraban el pan como un regalo de Dios. Pequeñas cestas de mimbre formaban parte de la ropa diaria. Hubieran sido útiles para llevar todo tipo de cosas.

Arriba

Forma de presentar la historia:

Empaque pequeños paquetes de bocadillos para los niños de hoy y tráigalos a clase. Esto podría ser panes de pita pequeños y algún tipo de pescado (¡las sardinas son especialmente malolientes y ayudarán a que la historia permanezca en la mente de los niños en los años venideros!) Podrías tener paquetes individuales o los niños podrían compartir. Ayude a todos a desempacar y comer su merienda antes de contar la historia.

¡Qué tal un verdadero desafío para los maestros, hoy! Si fueras una madre que vivía en los tiempos del Nuevo Testamento, ¿cómo empacarías el almuerzo? ¡Sin papel y sin plástico!

La historia:

Mucha gente oyó hablar de Jesús. Escucharon que él era un buen maestro y ayudaba a la gente a aprender más acerca de Dios. Oyeron que podía curar a los enfermos. A veces grandes multitudes se reunían para oír a Jesús hablar.

Una vez Jesús y sus apóstoles quisieron pasar tiempo juntos lejos de las grandes multitudes de gente. ¿Adónde podrían ir para estar solos? Decidieron subir a una barca y navegar hasta el otro lado del Mar de Galilea. Podían descansar y hablar juntos en la tranquilidad de las verdes colinas de hierba, lejos de las ciudades y de la gente.

El Mar de Galilea no es muy grande. En realidad no es un mar, sino un lago. La gente podía ver a Jesús y a sus apóstoles desembarcar en la orilla lejana. La gente quería tanto estar con Jesús que decidieron seguirlo. Caminaron alrededor del lago hasta la otra orilla. Pronto hubo una gran multitud de personas reunidas de nuevo para escuchar a Jesús predicar. Había cinco mil hombres, más mujeres y niños. Jesús sabía que la multitud realmente quería escucharle, ya que habían caminado la gran distancia alrededor del lago para estar cerca de él. No descansó, sino que pasó todo el día enseñando a la gente acerca de Dios.

Cuando llegó la noche, los apóstoles comenzaron a preguntarse cómo iban a comer todas estas personas. Estaban lejos de cualquier pueblo. Tal vez Jesús debería dejar de predicar para que la gente pudiera caminar a un pueblo y comprar algo de comida. Jesús sabía que los apóstoles estaban preocupados. Preguntó a uno de los apóstoles: «Felipe, ¿dónde vamos a comprar pan para toda esta gente?

Felipe era de un pueblo cercano y sabía que costaría mucho comprar comida para más de cinco mil personas. Felipe le respondió: «Tendría que trabajar durante ocho meses para ganar el dinero suficiente para alimentar a esta multitud».

Andrés era otro apóstol. Había estado preguntando a la gente entre la multitud si tenían algo de comida. Encontró a un niño que había traído su almuerzo. El niño no tenía mucha comida. Sólo tenía dos peces pequeños y cinco panes pequeños. Andrés no sabía cómo esta pequeña cantidad alimentaría a más de cinco mil personas, pero de todos modos le llevó la comida a Jesús. ¡Sabía que Jesús podía hacer cualquier cosa!

Jesús le dijo: «Divide a toda la gente en grupos de cincuenta y diles que se sienten en la hierba». Pronto toda la multitud se dividió en pequeños grupos.

¡Entonces Jesús hizo algo maravilloso! Oró a Dios dando las gracias por la comida y luego empezó a dar pan y pescado a la gente. Jesús comenzó con sólo dos peces y cinco panes, pero cada vez que se los daba a alguien, aparecían más panes y peces. Jesús dio pan y pescado a todos en la multitud. ¡Todos comieron pan y pescado hasta que se llenaron!

Finalmente, cuando todos terminaron, recogieron todos los trocitos de pan que quedaban. ¡El pan sobrante fue suficiente para llenar doce canastas llenas!

Jesús alimentó a más de cinco mil personas con dos pececitos y cinco panes pequeños. Ningún ser humano podría hacer un milagro así. Sólo Jesús podía. Jesús era lo suficientemente poderoso como para cuidar de una multitud de personas. Jesús es lo suficientemente poderoso para cuidarnos a ti y a mí.
Arriba

Formas de contar la historia:

Esta historia puede ser contada usando una variedad de métodos.  Siempre manténgase fiel a los hechos que se encuentran en la Biblia, pero ayude a los niños a conectarse con su significado usando el drama, las ayudas visuales, la inflexión de la voz, la interacción del estudiante y/o la emoción.

Haga click aquí para ver ayudas visuales y métodos para contar historias.

Haga clic aquí para descargar estas ilustraciones y la presentación de diapositivas.  Sea selectivo.  Cada maestro es único, así que sólo use las ilustraciones que mejor se relacionen con la manera en que USTED está contando la historia en ESTA lección. Demasiadas ilustraciones pueden ser confusas, así que elimine las que cubran otras historias o detalles que no desee enfatizar en esta lección.

Preguntas de repaso:

  1. ¿Qué hizo la gente cuando Jesús fue al otro lado del Mar de Galilea? Lo siguieron.
  2. ¿Qué comida tenía el niño en su almuerzo? Dos pececitos y cinco panecillos.
  3. ¿Cuántos hombres había en la multitud que Jesús alimentó? Cinco mil
  4. ¿Con qué llenaron los apóstoles doce canastas después de la comida? Pan que había sobrado

Arriba

Canciones sugeridas:

Arriba

Actividades de aprendizaje y manualidades:

(Como elegir las mejores actividades de aprendizaje para mi situación de enseñanza)

Actividades:

  • Tengan un picnic con bocadillos de pan y pescado. Si hace buen tiempo, considere comer afuera sentado en el césped mientras cuenta la historia de hoy. ¡Asegúrate de levantar la comida sobrante!
  • Los niños mayores pueden usar una concordancia bíblica para averiguar qué tipos de peces se encontraron en el Mar de Galilea. También aprenda más sobre los tipos de pan que se comieron. Pruebe diferentes tipos de pescado.
  • Calcule cuánto costaría alimentar a 5000 hombres (adivine cuántas mujeres y niños). Tal vez podrías planear que cada persona coma una hamburguesa, papas fritas y una bebida. ¿Cuántos grupos de 50 habrían sido?
  • Los niños mayores pueden hacer una «armonía evangélica» – Lea cada relato evangélico de la historia y anote los hechos que aprende de cada uno.

Visite la página de Ideas para la enseñanza en este sitio web para encontrar ideas que se puedan adaptar a cualquier lección.


Haga click aquí para Jesús alimenta a los Cinco Mil en papel tamaño carta (EE.UU.)

Otros recursos en línea:


Arriba

Feeding the Five Thousand Pin