c3 Zaqueo se encuentra con Jesús

Referencia bíblica: Lucas 19:1-10

Énfasis sugerido: Cambiar para ser bueno


Panorama general de la historia:

Cuando Jesús pasó por la ciudad de Jericó un hombre llamado Zaqueo trepó a un árbol para ver mejor. Jesús sorprendió a la multitud llamando a Zaqueo para decirle que iría a su casa. En un verdadero acto de arrepentimiento por lo que probablemente había sido una deshonesta carrera de cobrador de impuestos, Zaqueo declaró que devolvería a la gente que había engañado y daría la mitad de su riqueza a los pobres.

Estudio de antecedentes:

¿Qué niño no ha tenido que esforzarse y subir encima de algo para tener una mejor vista? ¡Esta es una gran historia para ellos porque saben lo que es tener la vista bloqueada por un montón de adultos!

Jericó estaba a un kilómetro y medio al oeste del río Jordán y a unos 15 kilómetros al noreste de Jerusalén. Esta es una ciudad reconstruida por Herodes el Grande. Los romanos gobernaban la tierra y los judíos estaban sujetos a los impuestos romanos. El gobierno romano pagaba a los judíos para que recaudaran impuestos de su propia gente. A Zaqueo se le conoce como «el principal recaudador de impuestos». Esta es la única vez que el término es usado en la Biblia. Tal vez era el supervisor de un gran número de recaudadores de impuestos. Debido a esto y a que Jericó estaba en una región próspera, Zaqueo habría sido bastante rico.

Los romanos esperaban una cantidad fija de los recaudadores de impuestos. Cualquier dinero que los recaudadores de impuestos recaudaran por encima de esa cantidad era suyo para quedárselo. Este sistema fomentaba la corrupción. Los recaudadores de impuestos eran odiados por la forma en que engañaban a la gente. Los judíos odiaban especialmente a los recaudadores de impuestos judíos porque los veían como traidores a su propio pueblo. Hay quienes sugieren que el bajito Zaqueo estaba dispuesto a treparse a un árbol porque tenía el beneficio añadido de apartarlo del camino de una multitud de «antiguos clientes» potencialmente hostiles.

Una higuera de sicómoro (Lucas 19:4) era un árbol muy robusto que crecía hasta los 9 o 12 metros. Tenía un tronco corto y ramas amplias. Tenía un fruto parecido a un higo y era bueno para la madera. Amós cuidaba de las higueras de sicómoro (lea Amós 7:14).

Si a Jesús le preocupaba ser popular, entonces ciertamente no habría ido a la casa de alguien a quien la gente odiara (Lucas 19:7-9). El versículo 9 explica exactamente por qué Jesús eligió ir a la casa de Zaqueo. No vino a alabar a la gente que ya era buena. Vino a «buscar y salvar lo que se había perdido».

Zaqueo debió estar listo para un cambio de corazón porque estaba ansioso por ver y escuchar a Jesús. Las escrituras no registran la conversación que tuvo lugar entre Zaqueo y Jesús. Posiblemente Jesús le mostró el error de sus caminos y luego Zaqueo se arrepintió. Seguramente, Zaqueo ya sabía lo que estaba haciendo mal. El hecho de que Jesús se interesara por él y viniera a su casa lo humilló de tal manera que lo llevó a hacer lo que necesitaba hacer.

Zaqueo era un judío cuando engañaba y robaba a la gente. Pero en el versículo 9 Jesús señala que fue en este día que la salvación llegó realmente a Zaqueo. Nacer en una familia judía no era ser un verdadero judío. Su arrepentimiento mostró que realmente era un judío, hijo de Abraham.

A veces los niños (y los adultos) saben lo correcto e incluso quieren hacerlo. Cambiar parece demasiado difícil. Necesitamos hacer saber a los niños que los amaremos y los ayudaremos a ser mejores. Jesús creyó en Zaqueo y le dio el estímulo que necesitaba. Podemos hacer lo mismo por los demás. Incluso los niños saben cómo animar a sus amigos y decirles «Sé que puedes hacerlo».

Arriba

Manera de presentar la historia:

Explique a los niños lo que hacía un recaudador de impuestos en tiempos de Jesús. Si una persona poseía algo, el recaudador de impuestos decidía cuánto valía y cuánto tenía que pagar. El recaudador de impuestos tomaba el dinero y se lo daba a los líderes del gobierno. A veces el recaudador de impuestos hacía que la persona pagara dinero extra y el recaudador de impuestos se lo guardaba para sí mismo. Deje que los niños se turnen para representar la siguiente obra o que dos personas de la congregación vayan a su clase y la representen:

Recaudador de impuestos: ¿Qué estás trayendo a Jericó?

Un viajero: Tengo cuatro atados de tela.

Recaudador de impuestos: Déjame ver tu tela. Eso te costará siete monedas.

Viajero: ¡Eso es más de lo que costó la última vez! Cobras demasiado. Me estás engañando.

Recaudador de impuestos: (sonriendo) O lo pagas o no vendes tu tela en Jericó.

Viajero: (rindiéndose) ¡Oh, está bien, pero sé que los recaudadores de impuestos cobran demasiado! ¡No es de extrañar que a nadie le gusten los recaudadores de impuestos!

Después de que hayan actuado esto unas cuantas veces diga, «Niños, hoy vamos a aprender sobre un recaudador de impuestos que conoció a Jesús. Este recaudador de impuestos se llamaba Zaqueo.»

La historia:

Una vez, cuando Jesús estaba viajando, vino a la ciudad de Jericó. A pesar de que estaba de paso por la ciudad, una gran multitud se reunió a su alrededor. Todos querían ver a Jesús. Todos querían ver al gran maestro que había curado a los enfermos.

Un hombre llamado Zaqueo vivía en Jericó. Era muy rico pero no tenía muchos amigos. Eso era porque Zaqueo era un recaudador de impuestos. La gente no quería ser amiga de un recaudador de impuestos porque los recaudadores de impuestos normalmente engañaban a la gente. Zaqueo era rico porque engañaba a la gente.

Montones y montones de personas se reunieron para ver a Jesús. Zaqueo era un hombre muy bajo y no podía llegar al frente de la multitud. No podía ver por encima de las cabezas de los demás. Zaqueo estaba preocupado. No quería perderse nada. Si no hacía algo pronto, Jesús pasaría de largo y nunca podría verlo.

Zaqueo tuvo una gran idea. ¿Sabes lo que hizo? ¡Se subió a un gran árbol! Ahora Zaqueo podía ver a Jesús muy bien. Vio a Jesús caminando por el camino. Luego vio a Jesús caminando junto al árbol. Entonces adivina lo que pasó después. Jesús se detuvo justo al lado del árbol. Zaqueo probablemente pudo ver la parte superior de la cabeza de Jesús.

De repente, Jesús miró a Zaqueo y le dijo: «Zaqueo, baja ahora mismo. Voy a ir a tu casa hoy».

Zaqueo apenas podía creer lo que estaba escuchando. ¿Cómo sabía Jesús su nombre? Nunca se habían conocido. Además, Jesús era un hombre muy bueno. ¿Por qué querría venir a la casa de un hombre malo como Zaqueo? Toda la gente también se sorprendió. ¿Por qué querría Jesús ir a la casa de Zaqueo?

Pero Zaqueo bajó rápidamente del árbol y llevó a Jesús a su casa. Zaqueo estaba tan feliz de que Jesús lo visitara. Pensó en lo bueno que era Jesús y le hizo querer ser bueno también.

Zaqueo dijo: «Jesús, gracias por venir a mi casa. He decidido que quiero intentar ser bueno ahora. Antes ni siquiera pensaba en la gente pobre. Ahora quiero ayudarles. Tengo mucho dinero. Voy a dar la mitad de mi dinero para ayudar a los pobres.»

Todo el mundo debe haber estado muy sorprendido. Zaqueo era muy rico. Ahora iba a dar la mitad de su dinero a los pobres. Realmente parecía que Zaqueo lo decía en serio. Realmente iba a tratar de ser bueno. Pero Zaqueo no había terminado todavía.

«Quiero ayudar a la gente pobre pero también quiero hacer algo más. Quiero devolverle el dinero a toda la gente que he engañado. Si he engañado a alguien, le devolveré cuatro veces la cantidad que le he engañado.»

Estaba muy contento de que Zaqueo se arrepintiera de lo que había hecho mal. Jesús quería que la gente fuera buena. Estaba feliz de que Zaqueo tratara de ser bueno ahora.

Ahora todos sabían por qué Jesús había ido a la casa de Zaqueo. Fue a la casa de Zaqueo para ayudarle a aprender a ser bueno.

Arriba

Manera de contar la historia:

Esta historia puede ser contada usando una variedad de métodos.  Siempre manténgase fiel a los hechos que se encuentran en la Biblia, pero ayude a los niños a conectarse con su significado usando el drama, las ayudas visuales, la inflexión de la voz, la interacción del estudiante y/o la emoción.
Haga clic aquí para ver ayudas visuales y métodos para contar historias. 

Haga clic aquí para descargar estas ilustraciones y diapositivas. Sea selectivo.  Cada maestro es único, así que sólo use las ilustraciones que mejor se relacionen con la manera en que USTED está contando la historia en ESTA lección. Demasiadas ilustraciones pueden ser confusas, así que elimine las que cubran otras historias o detalles que no desee enfatizar en esta lección.

Preguntas de repaso:

  1. ¿Quién era el hombre bajo que subió a un árbol para ver mejor a Jesús? Zaqueo
  2. ¿Cuál era el trabajo de Zaqueo? Recaudador de impuestos
  3. ¿Qué hizo Zaqueo para mostrarle a Jesús que se arrepentía de las cosas malas que había hecho? Dio la mitad de sus posesiones a los pobres y pagó a la gente cuatro veces más de lo que les había engañado como recaudador de impuestos.

Arriba

Canciones sugeridas:

Arriba

Actividades de aprendizaje y manualidades:

(Como elegir las mejores actividades de aprendizaje para mi situación de enseñanza)

Actividades:

  • Traiga un metro y deje que los niños se midan entre sí para ver quién es el más parecido a Zaqueo (el más bajito).
  • Dibuje una línea vertical en el centro de una pizarra blanca o en una hoja grande de papel. Titule a una columna «equivocado» y a la otra «arrepentido». Haga que los niños usen el lado «equivocado» para enumerar las cosas que un niño de su edad podría hacer mal. Al contrario de cada una de esas listas, las formas en que esa persona mostraría que lo lamenta y que realmente se ha arrepentido. Ejemplo: Maltratar al hermano pequeño cuando estás enfadado. Arrepentirse – ayudar a levantarse, decir que lo sientes, y jugar un juego con él para animarlo y luego no hacerlo de nuevo.
  • Si el tiempo es bueno y la clase es cooperativa, lleve a la clase afuera y deje que cada niño se suba a un árbol y le diga a todos lo que ve. Un profesor realmente dedicado podría subir al árbol antes de la clase y atar una foto de Zaqueo a una rama para que el niño la encuentre 🙂. O, si tiene un árbol bajo muy bonito podría hacer que todos se sentaran en una rama mientras cuenta la historia. Los niños siempre recordarán este tipo de lecciones.

   Manualidades:

  • Dibuje el tronco y las grandes ramas de un árbol en una hoja de papel antes de que empiece la clase. Dé a cada niño una pinza de ropa y un pequeña esponja cuadrada. Los niños pueden sumergir la esponja húmeda en pintura verde al temple y luego pintar con esponja las hojas del árbol. Usen amarillo, rojo y naranja para un árbol de otoño. Cada niño puede hacer un cuadro individual o toda la clase puede hacer uno grande para ponerlo en la pared del salón. Pegar una foto de Zaqueo cuando las «hojas» estén secas.
  • Ya que Zaqueo era un recaudador de impuestos, haga carteras de dinero con cinta adhesiva.  Busque «cómo hacer carteras de cinta adhesiva» en un buscador o use las instrucciones aquí en http://www.marthastewart.com/908753/how-make-duct-tape-walletshttp://www.youtube.com/watch?v=IAAicTg2tjo.

Visite la página de Ideas para la enseñanza en este sitio web para encontrar ideas que se puedan adaptar a cualquier lección.


Haga clic aquí para «Zaqueo se encuentra con Jesús» para imprimir en papel tamaño carta (EE.UU.)

Arriba

Otros recursos en línea:


Arriba

Healing of the Nobleman_s Son Pin